El impacto del estrés en la salud bucal

La salud oral en España ha empeorado este último año, en el que nos hemos visto envueltos en una pandemia mundial que nos ha mantenido encerrados en casa durante meses y que, además, ha hecho crecer el respeto a visitar al dentista. Algo que, desde Clínica Dental Machetti, supimos afrontar gracias a las medidas de seguridad que aplicamos y a la confianza de nuestros pacientes.
 
Según un estudio realizado por el Consejo de dentistas sobre la Salud bucodental en España en 2020, el estrés y la ansiedad son dos de los factores de riesgo que más impacto causan en la salud dental, con un claro empeoramiento desde la adolescencia hasta la vejez si no se consigue poner remedio.
 

Si quieres saber cómo puede afectar el estrés a la salud periodontal, ¡sigue leyendo!

Los vínculos entre el estrés y la salud periodontal
 
Existen muchos estudios, realizados desde hace más de tres décadas, como el que hemos nombrado más arriba, que han encontrado un claro vínculo entre el estrés y las enfermedades periodontales. Factores como problemas en el trabajo, en casa o en la salud, son detonantes para que una persona sufra estrés y, por consiguiente, haya un impacto negativo en su salud bucal.
 

La enfermedad periodontal se trata de una patología crónica que afecta directamente a las encías y al hueso, provocando que este se erosione y que los dientes del paciente puedan llegar a aflojarse, con la posterior pérdida de estos y un mayor riesgo de sufrir enfermedades como diabetes, problemas cardíacos, etc.

El estrés puede afectar de diferentes formas, causando:
 
  • Boca seca
  • El síndrome de la boca ardiente
  • Bruxismo
  • Trastorno de la articulación temporomandibular
  • Entre otros

 

Cómo afrontar los problemas entre el estrés y la salud bucal
 
Malos hábitos como el tabaco, el alcohol, beber mucho café o el cansancio, son formas a las que algunas personas acuden en momentos de estrés. Poder solucionar estas costumbres con tratamientos que puedan ayudar a prevenirlos, como el ejercicio, el ocio o mantener hábitos de sueño saludables, son un principio para intentar solucionarlo.
 

En el caso de la salud bucal, una vez ya se haya visto afectada, es necesario que se consulte a un dentista que pueda recomendar los mejores tratamientos, entre los que pueden ir desde tratamientos no quirúrgicos, como el raspado o los antibióticos, o procesos quirúrgicos.

Contáctenos

Tratamientos